EFECTOS DEL CASTIGO

Posted in: BLOG, EDUCACION
Tags: , ,
KIRA ESTOSES NOVES El castigo como herramienta educativa tiene muchos límites y a menudo consecuencias desagradables. Suele ir de la mano de enfados, gritos y/o estados anímicos alterados. Mediante el castigo podemos interrumpir una acción o un comportamiento que no nos gusta. Pero en la inmensa mayoría de los casos es una herramienta poco eficaz ya que la conducta, lejos de desaparecer, se mantiene en el tiempo y puede incluso aumentar en frecuencia e intensidad. Además, para que un castigo sea eficaz debería aplicarse con la intensidad apropiada y en el momento justo, cosa que por lo general no solemos hacer. Aplicamos, la mayor parte de las veces, intensidades desproporcionadas en momentos inconexos con lo que queremos “sancionar”. Por otra parte está todo lo que el perro puede llegar a interpretar. Es decir, castigar desproporcionadamente algo que ha sucedido en un momento pasado puede deteriorar seriamente el vínculo entre persona y perro. El animal nos empezará a ver como una figura impredecible y “peligrosa” y perderá confianza en nosotros. Se mostrará más esquivo y la convivencia puede complicarse. Para acabar, creo que el ejemplo más evidente de que el castigo es una herramienta ineficaz son los radares que controlan la velocidad de las carreteras y autopistas. Siguen sancionando conductores diariamente y no por eso la gente cumple los límites establecidos en todo momento. Básicamente aprendemos a “localizar” las zonas donde suele haber radares o directamente frenamos cuando vemos uno a lo lejos. Si nos convertimos en un radar para nuestro perro, también aprenderá que mantenerse alejado de nosotros es mejor para él. Albert Capapey http://albertcapapey.blogspot.com (blog perruno)

There are no comments published yet.

Leave a Comment

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options