UNA HISTORIA REAL QUE NOS HA LLEGADO AL ALMA

Posted in: BLOG, REFLEXIONES
Tags:

setter cazadorSita estuvo cerca de mi mucho tiempo, desde que nació, crió dos veces, una gran madre con sus cachorros, una perra fiel con su amo cazador, obediente cariñosa y agradecida. Su amo y yo nos divorciamos un día y pasé a saber poco de ella. Recordaré siempre cuando volvía de un día de caza, cansada, le dolían sus almohadillas de sus patas de darlo todo por su amo cazador. Así y así hasta el siguiente día y siguiente día y siguiente temporada de caza. Venía rota pero feliz de haberlo dado todo por su amo cazador. Yo me sentaba a su lado y con amor y paciencia le desenredaba el pelo de sus preciosas orejas llenas de hiervas, de esas que enredaban y deformaban su pelaje tricolor. Daba igual si yo tardaba una hora, solo media o dos y media, Sita se dejaba cepillar y desenredar peinándola.

Un día, hace tres años, me enteré de que estaba enferma y no podía salir de caza. Tampoco salió nunca con su amo cazador para nada que no fuera ir a cazar. Se fue apagando lentamente. Una vez vi su mirada que fue como un zarpazo en mi corazón. Después se fue tristemente sola. Donde quiera que estés Sita, gracias, gracias por tu cariño, por ser como eras, una belleza por dentro y por fuera... Señores cazadores denles por favor a sus perros de caza el amor y el reconocimiento que se merecen, me consta que la mayoría lo hacen, vivan con ellos, permítanse abrazarlos, mimarlos, quererlos de verdad como uno más de la familia, no los lleven a una perrera a la que llevarles la comida y darle un manguerazo al suelo de la jaula, por favor, no hagan eso, ellos lo dan todo y más. Mi Sita... donde quiera que estés, nunca te olvidaré. Juani Beettyboop

There are no comments published yet.

Leave a Comment

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options